Promoting and protecting the health and safety of all Idahoans
Español    Idaho.gov    About Us    Contact Us  

View Article

  

ECIC logo
Idaho CareLine: En Idaho, marque el  2-1-1 o 800-926-2588

(English)

Previniendo la Violencia a través de la Educación Infantil

Aplicando este artículo — la información que contiene este artículo fue originalmente preparada para maestros de niños pequeños.

Pero cierta y fácilmente puede ser aplicada fuera del aula, puede ayudar a un padre de familia a saber cómo pedir ayuda del maestro o proveedor de cuidado del niño.

Nuestro deseo es que le ofrezca nuevas ideas a los maestros, a los proveedores de cuidado infantil y a los padres.

El conflicto entre los niños es un evento típico en las aulas escolares de niños pequeños (o en las guarderías). La violencia es una posible, pero no deseada, respuesta al conflicto.

Los maestros de niños en la primera infancia (o los proveedores de cuidado infantil) tienen la necesidad de encontrar maneras para disminuir la violencia que resulta de los conflictos sobre juguetes, espacio o ideas.

Cuando se elimina la violencia como una reacción razonable, "el conflicto" puede actualmente convertirse en un crecimiento positivo en los niños.

Cuando los maestros responden a un conflicto típico en las aulas a manera de apoyar el desarrollo de las habilidades en la resolución pacífica de conflictos, los niños y las aulas de niños en la primera infancia se benefician. La resolución pacífica de conflictos en el aula es de trabajar un problema o conflicto a manera de que no se lastima a nadie física, emocional o socialmente. (Finch y Wirtanen, 2000)

El siguiente artículo es un extracto de la presentación en video y materiales educativos para los maestros, desarrollado en Idaho, "Los Niños y el Conflict Una Oportunidad para Aprender en el Aula de la Primera Infancia". El extracto se usa con el permiso de las autoras: Cindy Finch, Directora del Proyecto "La Escuela de los Niños de Boise" (The Children’s School of Boise) y Lisa Wirtanen, Directora del Proyecto "Conexiones del Cuidado de los Niños" (Child Care Connections).

La sección que se ofrece aquí es el tercero de seis temas de los materiales publicados. Esta sección afirma que es por medio de una relación fuerte entre el maestro y el niño que los niños aprenden a solucionar conflictos pacíficamente, que es una alternativa positiva a una respuesta violenta al conflicto.


Preparado por Bárbara Brooks, Child Care Connections, Boise, Idaho. Para más información sobre el conjunto completo de los materiales disponibles llame a Bárbara Brooks al (208/342-4453, Ext. 245) o por e-mail cccmsg@mtnstatesgroup.org.


La Lectura: Conociendo a Cada Niño

Un extracto de "Los Niños y el Conflict Una Oportunidad para Aprender en el Aula de la Primera Infancia". Preparado por Cindy Finch y Lisa Wirtanen, ©The Children’s School, Inc. 2000

Es importante aprender sobre el desarrollo infantil, pero lo que se sabe académicamente sobre los niños a través de los libros no es suficiente. Es importante que los maestros pasen tiempo y energía formando relaciones individuales con cada niño. Cada niño es único y con un trasfondo familiar diverso. Muchos conflictos se desarrollan a causa de la mala información o mala interpretación sobre la participación de la otra persona. Es importante que un maestro aprenda todo lo que pueda sobre cada niño de manera rápida. Es por medio de este conocimiento que un maestr:

  • Responde con efectividad a cada niño durante y después de un conflicto;
  • Ayuda a cada niño a conocerse y entenderse el uno al otro en el aula;
  • Apoya a los niños respondiendo a cada uno adecuadamente en caso de un conflicto;
  • Permanece abierto a nuevas ideas sobre los niños mientras que crecen y cambian;
  • Puede apoyar a los niños cuando ellos experimentan demasiada tensión, como cambios en la situación familiar.

El maestro tiene opciones sobre qué puede hacer mientras enseña. Hay formularios que llenar, planes que hacer, otros maestros con los que puede hablar y limpieza que terminar. Además, hay niños pequeños con quienes puede hablar. La actividad principal de enseñanza que apoya a los niños pequeños en la resolución pacífica de conflictos es el desarrollo de relaciones individuales, significativas, de apoyo y compasivas. Para que las relaciones maestro-niño crezcan, se necesita el compromiso del maestro en el:

  • Uso de los recursos de apoyo sabiendo algo sobre cada niño;
  • Estar disponible emocional y físicamente;
  • Desarrollo de sistemas en el aula que apoyan el conocer bien a cada niño.

Usando los Recursos

Los padres de familia* tienen ideas sobre sus hijos y el maestro no debe descartarlas ni pasarlas por alto. Las experiencias del niño y su comportamiento con los padres son fundaciones sólidas y significativas entre la relación del maestro-niño.

La información que se obtiene de los padres incluye, pero no se limita a, usar los formularios de la matrícula, conversaciones que comparte durante una visita al hogar y conferencias formales. Estas actividades deben ser completadas fuera del aula.

(NOTA:*"El padre de familia" de un niño puede ser cualquier adulto(s) que legalmente es responsable por el cuidado y el bienestar del niño, como también la pareja del padre o madre, o cualquier miembro de la familia que ha sido incluido por el padre de familia o el guardián en la crianza del niño.)

Algunos niños llegan a las aulas con archivos extensos y diagnósticos de médicos o especialistas del desarrollo y/o con información de centros educativos anteriores. Otros llegan solamente con una solicitud para el programa. Cada uno de ellos, sin determinar la cualidad de la relación con cada niño, forma parte del conocimiento de la fundación que apoya una relación con el niño que es continua, individual, significativa, de apoyo y compasiva.

Estando "presente"

Otro factor importante entre la relación del maestro y el niño es el estar presente con y para cada niño a diario. ¿Qué significa esto? Estar presente significa tomar tiempo durante el curso del día para relacionarse con cada niño durante y fuera de situaciones de conflicto. Esto significa estar emocionalmente disponible para cada niño.

El tiempo que toma con cada niño ayuda al crecimiento de la relación entre el maestro y el niño. Algunos mensajes que el niño recibe del maestro que toma tiempo con él o ella consistentemente son: "Tú eres importante," "Yo te estimo," "Me importa lo que te importa a ti," y "Tú vales la pena y eres una persona importante en mi vida y en nuestro grupo." El primer paso para tomar este tiempo con el niño es de decidir que esto es importante.

Otras maneras de cómo los maestros puede tomar tiempo con los niños son:

  • Moviéndose consistentemente en el aula para estar cerca de diferentes niños durante el día;
  • Escuchando y viendo lo que cada niño dice cuando juega;
  • Escuchando al niño cuando él o ella se comunica con el maestro y con los otros niños;
  • Participando con cada niño en actividades infantiles;
  • Atendiendo los intereses de cada niño;
  • Manteniéndose bajo y cerca cuando se relaciona con cada niño.

Estas acciones por parte de los maestros proveen oportunidades para conocerse y desarrollar la relación entre el maestro y el niño.

Sistemas en el aula

El desarrollo de sistemas en el aula puede ayudar a conocer mejor a cada niño. Estos sistemas institucionalizan la importancia de la relación entre el maestro y el niño dentro del contexto de la resolución pacífica de conflictos. Los sistemas recomendados que apoyan a los maestros para que enseñen efectivamente a cada niño son:

  • Mantener registros;
  • Comunicarse a diario con los padres de familia;
  • Aplicar la información proveyendo apoyo diferencial a los niños.

Manteniendo registros

Los maestros mantienen registros significativos cuando observan a los niños en situaciones espontáneas de juego o en actividades planeadas por el maestro y escriben lo que ven. Un tipo de registro es la anotación continua de observaciones en donde todo lo que el niño hace y dice se anota.

Otro tipo de registro es en donde las situaciones en el aula se resumen en un párrafo. Otra opción para los maestros es de usar alguna clase de formulario que documenta, en un formato en donde se lleva la cuenta, lo que los niños hacen, cuándo lo hacen o qué niños participan juntos en actividades en el aula.

La información que los maestros pueden obtener sobre los niños por medio del mantenimiento de registros o archivos es la siguiente:

  • ¿Cuáles son los intereses del niño?
  • ¿Cómo responde el niño a cambios, transiciones y separaciones?
  • ¿Cómo reacciona el niño al ser guiado?
  • ¿Qué hace al niño feliz o infeliz?
  • ¿Cómo es el estado de ánimo típico del niño?
  • ¿Qué tipo de conflictos tiene el niño en el aula?
  • ¿Cómo responde el niño al conflicto?
  • ¿Qué tipo de apoyo parece necesitar el niño durante un conflicto?
  • ¿Tiene el niño conflictos a menudo, algunas veces, de vez en cuando o raramente?
  • ¿Tiende el niño a resistir conflictos o le atraen?
  • ¿Se siente el niño cómodo haciendo valer sus derechos en un conflicto o se retira?

Comunicándose a diario con los padres de familia

La comunicación verbal entre los padres de familia y los maestros o proveedores de cuidado infantil deben ocurrir a diario. Vea también "Balanceando el Trabajo y Familia — Cuidado del Niñ Quédese y Aprenda" (Balancing Work and Family, Child Care: Linger and Learn) para obtener ideas en cómo conocer mejor a su hijo cuando usted participa en el lugar donde lo cuidan.

Los sistemas de comunicación entre el hogar y el programa de la primera infancia son importantes para conocer y enseñarle al niño individualmente. Cuando es posible, la comunicación verbal entre los padres de familia y los maestros debe ocurrir a diario.
 
Es importante no discutir el comportamiento y las actividades del aula cuando el niño está presente, a menos que él o ella sea incluido en la conversación.
 
Un sistema de comunicación por escrito apoya la comunicación verbal y hace que ésta sea posible cuando los niños están cerca o cuando el maestro principal del niño no está disponible para entablar dicha comunicación. Unos pocos ejemplos de los sistemas de comunicación por escrito son:
  • Formularios que los maestros envían a la casa con apuntes sobre cómo le fue al niño durante el día;
  • Páginas de diálogo en donde los padres de familia y los maestros hacen apuntes a diario sobre el niño;
  • Un libro diario en el que el maestro hace apuntes durante la semana y el padre/la madre se lo lleva a casa el fin de semana.

Los sistemas más efectivos para formar una relación fuerte con los padres son específicos y sin prejuicios. No ayuda que los maestros ni los padres se digan entre sí si el niño se portó bien o mal. Tampoco ayuda cuando los padres de familia sienten que los conflictos del aula son enviados a la casa para que el padre o la madre se haga cargo de resolverlos.

Sí ayuda cuando los maestros comparten con los padres la experiencia del niño en el aula y:

  • Escuchan a los padres hablar sobre las actividades en el hogar;
  • Escuchan a los padres hablar sobre las tensiones o conflictos en el hogar;
  • Escuchan a los padres hablar sobre los cambios en la rutina y/o la composición de la familia.

Cada una de estas situaciones en el hogar puede cambiar la relación que el niño tiene con los materiales, con las actividades, con los niños y con los maestros. Cada uno de estos cambios puede resultar en un cambio en la cantidad o tipo de conflicto que un niño experimenta en la escuela.

Toma tiempo desarrollar una relación de confianza con un maestro. Los sistemas sensitivos de comunicación apoyan el desarrollo de una relación de confianza. La comunicación con los padres de familia ayuda a los maestros a conocer a los niños mejor y a proveerles con niveles apropiados de apoyo para cada niño en situaciones conflictivas en el aula.

Aplicando el conocimiento para darle apoyo diferencial a los niños

Cuando los maestros proveen apoyo diferencial a los niños, ellos están planeando una participación específica para cada niño. El apoyo diferencial es la enseñanza de cada niño de manera individual. ¿Por qué poner tanto trabajo? Los niños reciben el mensaje de que el maestro comprende su comportamiento y que el aula continúa siendo un lugar seguro, especialmente cuando ocurren conflictos.

Cuando las reglas del aula son generales, éstas pueden ser aplicadas a situaciones específicas. Por ejemplo, algunos maestros encuentran que una regla es suficiente: todos estamos seguros aquí. Otros maestros definen las expectativas del aula com no está bien que te lastimes a ti mismo, ni a otros niños, ni los materiales del aula. Las reglas generales son especialmente imortantes en el desarrollo, las habilidades y las necesidades individuales de los niños.

Los niños bien pequeños o los niños mayorcitos sin experiencia necesitan más apoyo directo por parte de un adulto en la resolución pacífica de conflictos. El maestro tal vez necesite ser físicamente más protector de estos niños en casos de conflicto.

El apoyo verbal puede variar, háblele al niño ("Abbey no quiere que tú le quites el camión"), ofrézcale palabras que el niño puede usar ("Keneisha, tú puedes decirle No me gusta cuando me pegas"), o de repetir o ampliar los intentos del niño de hablar en casos de conflicto (¿Escuchaste de que Malcom te dijo que es importante para él de que te esperes hasta que él termine con la sierra antes de que te acerques a la mesa de carpintería?").

La atención del maestro tiene que ser bastante alta para asegurarse de la seguridad física o para asegurarse de que un niño que habla mucho no abochorna a un niño que es más callado en algunas situaciones conflictivas. Los niños mayores o con más experiencia tal vez necesiten menos intervención en su resolución pacífica de conflictos.

Los niveles apropiados de apoyo por parte del maestro durante los conflictos dependen del desarrollo individual, las habilidades y la experiencia pasada del niño – no la edad cronológica.

Un maestro puede y debe tener las mismas expectativas para todos los niños en el aula. Si no está bien que un niño pegue, no está bien que ningún niño pegue — aún si, por ejemplo, el niño que está pegando está bajo bastante tensión porque sus papás se están divorciando. Los maestros pueden y deben tener diferentes reacciones para cada niño.

Conociendo bien a los niños, un maestro sabe si se necesita una reacción firme o si un recordatorio suave será suficiente. El apoyo diferencial es cuando el maestro reacciona de acuerdo a ese niño en particular; no significa que las expectativas del aula son negociables.

Los maestros tienen opciones sobre cómo pueden participar. La participación sensitiva está basada en lo que los maestros conocen sobre las necesidades de los niños. El siguiente diagrama muestra la relación entre las estrategias verbales y físicas y las necesidades individuales del niño en la resolución pacífica de conflictos. El nivel más alto de apoyo que un maestro ofrece es "físico firme, verbal firme."

El nivel más bajo de apoyo que ofrece es el de "observar". Es crucial que durante un conflicto, el maestro por lo menos observe para asegurarse de que la situación permanece física y psicológicamente segura para todos los niños.

 
 
Las Opciones para
interacción recorren
desde

Necesidad alta
(físico firme,
verbal, firme)
hasta

Necesidad baja
(observar).

Físico firme, verbal firme
(Por ejempl Cuando Spencer empuja a Madison, Sharon dice, "Estás empujando" y "Si quieres jugar con Madison tú tienes que recordarte de no empujar." Ella firmemente lo mantiene cerca durante la resolución del conflicto.)
 

Físico firme, verbal gentil
(Por ejempl Cuando Holly está ayudando a los niños a resolver un problema en el columpio, otros niños corren y tratan de jugar con ella. Ella firmemente les quita las manos de encima y les dice "David, ahorita estamos tratando de resolver un problema. Ya te atenderé.")


Verbal firme, físico gentil
(Por ejempl Cuando Jackson le deja caer una cubeta de arena en la cabeza de Aaron, Betsy le dice, "Dile qué es lo que tú no quieres que él haga." Ella está físicamente cerca de ambos.)


Verbal gentil, físico gentil
(Por ejempl Durante el partido de fútbol de la edad primaria, Megan lleva a Ted al juego agarrándolo del brazo y hablando con él, con una sonrisa).


Observe y asegúrese
(Por ejempl Después de que Allison le dice a Lindsey de que ella quiere su turno en el columpio y quiere que Lindsey la empuje, Holly le dice, "¿Están trabajando bien? Así parece".)


Observe
(Por ejempl Cuando Maya necesita un empujón en el columpio, Mark la observa y permanece fuera de la situación mientras que ella llama a alguien para que la empuje en el columpio.

Cuando se honra la individualidad de un niño durante las experiencias diarias del aula, cada niño conecta con el maestro por medio de una relación continua, individual, significativa, de apoyo y compasiva.

Cuando los maestros conocen bien a los niños, ellos pueden proveer el nivel de apoyo que necesitan para sentirse seguros y para aprender durante y fuera de los conflictos. Conociendo a cada niño, desarrollando una relación fuerte con el niño, es un elemento clave para apoyar el desarrollo infantil de la resolución pacífica de conflictos.