Promoting and protecting the health and safety of all Idahoans
Español    Idaho.gov    About Us    Contact Us  

View Article

  

        ECIC logo
Idaho CareLine
: En Idaho, marque el  2-1-1 o 800-926-2588

(English)

El Uso Perinatal de Sustancias: ¿Se está arriesgando ella?

La Realidad es que…

  • En 1996, uno de siete bebés en Idaho nacieron de madres que reportaron que fumaron durante el embarazo*
     
  • Fumar cigarrillos es el factor cambiable de más alto riesgo que se conoce, asociado con en el nacimiento de bebés con peso bajo y de muertes infantiles
     
  • La exposición de humo de segunda mano es casi tan dañina con respecto al peso bajo del bebé como si la propia madre hubiera fumado
     
  • En 1996, 479 bebés en Idaho nacieron de madres que reportaron el uso de alcohol durante el embarazo*
     
  • Beber moderadamente o demasiado durante el embarazo ha sido asociado con efectos adversos graves en niños, incluyendo el síndrome alcohólico fetal
     
  • El uso del alcohol por mujeres embarazadas es la causa líder prevenible de retardo mental en los recién nacidos
     
  • El 12.4% de mujeres en la edad de procrear en Idaho reportaron el uso frecuente de alcohol (un promedio de siete o más bebidas por semana o cinco o más bebidas en por lo menos una ocasión en el mes anterior)**
     
  • La exposición prenatal temprana al alcohol puede ocurrir sin intención, antes de que la mujer sepa que está embarazada
     
  • Las mujeres que beben bastante antes del embarazo tienen mayor probabilidad de beber durante el embarazo
     
  • Se estima que el 4.4% de las mujeres en Idaho han usado drogas ilícitas durante el embarazo***

Definición del Uso Perinatal de Sustancias: El uso perinatal de sustancias se refiere al uso de cualquier droga durante el embarazo que se sabe que tiene un efecto dañino en el feto, el cual incluye el uso de drogas legales -- alcohol, tabaco y drogas recetadas– y de drogas ilegales.

Fumar durante el embarazo eleva el riesgo de tener un bebé de bajo peso. Fumar cuando se está encinta también ha sido asociado con el 20 al 30 por ciento de nacimientos de bebés con bajo peso (menos de 5 ½ libras) y con el 10 al 30 por ciento de muertes de fetos y bebés. Fumar cigarrillos, sin duda alguna, es el factor cambiable de más alto riesgo que se conoce que está asociado con el nacimiento de bebés de bajo peso y de muerte infantil. Este factor también aumenta el riesgo de:

  • Abortos espontáneos, partos prematuros y mortinatos (bebés que nacen muertos);
  • Síndrome de Muerte Infantil Repentina;
  • Infecciones respiratorias en el primer año de edad, incluyendo neumonía, bronquitis, asma, catarros crónicos e infecciones del oído.

El Uso del Alcohol durante el embarazo ha sido asociado con efectos negativos a corto y a largo plazo en la salud de los bebés. El abuso del alcohol durante el embarazo está claramente relacionado con una serie de malformaciones congénitas que se conocen como Síndrome Alcohólico Fetal (Fetal Alcohol Syndrome). Beber mucho alcohol se ha dicho que es la causa principal del retardo mental en el mundo entero.

El síndrome alcohólico fetal se caracteriza por un patrón de defectos de nacimiento graves que incluyen retardo en el crecimiento prenatal y postnatal, trastornos del sistema nervioso central y rasgos craneofaciales anormales.

Los niños de madres que bebieron demasiado durante el embarazo también pueden exhibir un número de problemas en el desarrollo, incluyendo hiperactividad, períodos cortos de atención, trastornos del idioma y maduración retardada.

Los efectos posibles de la exposición a las drogas durante el embarazo en el bebé incluyen retardo en el crecimiento intrauterino y trastornos nerviosos.

El abuso prenatal de la cocaína y la heroína ha sido asociado con el producto de nacimientos desfavorables. Las mujeres que usan cocaína durante el embarazo probablemente elevan el riesgo de un parto pretérmino.

La cocaína y las metanfetaminas pueden causar la constricción de vasos sanguíneos. Esto resulta en la disminución de la corriente sanguínea (nutrientes y oxígeno) de la madre al feto, y como consecuencia un peso bajo al nacer, una cabeza pequeña y un parto prematuro.

Estas drogas pueden estar relacionadas a las tasas altas de abortos, abruptio placenta (el despegue de la placenta de la pared uterina lo cual causa hemorragia interna – una emergencia médica) y el Síndrome de Muerte Infantil Repentina.

Un porcentaje pequeño de madres que usan cocaína durante los primeros tres meses del embarazo, como también aquellas que lo usan durante todo el embarazo, han tenido bebés que muestran daño grave en su habilidad de orientarse y con su control muscular.

Algunos bebés expuestos a las metanfetaminas y a la cocaína muestran una mala regulación de su estado, temblores, irritabilidad, reflejos pobres para mamar y tragar, hipertonicidad muscular y un llanto agudo.

Otros factores en el estilo de vida de una persona que usa drogas, incluyendo la desnutrición, las enfermedades transmitidas sexualmente y el abuso de más de una droga, pueden aumentar el riesgo de productos desfavorables del embarazo.

Los efectos del uso de una sustancia en el feto no tiene que limitarse al uso de drogas sólo por la madre. El consumo de alcohol por parte del padre puede tener un efecto en el desarrollo del feto. Los estudios paternales relacionados con los efectos del alcohol en la progenie o descendencia están todavía en las primeras etapas de desarrollo.

Los Efectos en la Familia 

Puntos de consideración

  • Los efectos del uso perinatal de sustancias se extiende a la familia y la comunidad.
  • Los bebés expuestos prenatalmente a las drogas pueden tener características de comportamiento que pueden impedir el esencial proceso de apego en el desarrollo normal.
  • Los bebés afectados por las drogas pueden empeorar los recursos financieros, físicos y emocionales de la familia al punto de agotamiento.
  • Si el estilo de vida de la familia es inseguro o inestable, el niño puede ser descuidado o abusado.
     
  • El costo del cuidado médico especial y los servicios sociales puede recaer en la comunidad.

Las características demandantes del comportamiento de los bebés expuestos a las drogas antes de nacer dificulta su cuidado. Los medios usuales para confortarlos a menudo no trabajan y aún los proveedores de cuidado con experiencia encuentran que cuidar a estos bebés es agotador.

Estos frágiles bebés y sus vulnerables madres necesitan un tipo de apoyo especial. El estilo de vida caótico e inseguro de la madre y la pasada falta de cariño combinados con el difícil comportamiento del recién nacido y sus problemas médicos crean un escenario en el cual es fácil descuidar y abusar de estos bebés.

Muchos expertos en el desarrollo infantil ahora creen que el factor más importante en los bebés que han sido expuestos a alguna droga es el establecimiento de un vínculo esencial de apego con sus padres o con los cuidadores en los primeros meses.

Las prácticas y las políticas que separan a las madres de sus bebés sirven para intensificar los obstáculos en la formación de los vínculos de apego.

La mayoría de mujeres embarazadas que usan drogas tienen padres que también fueron adictos a las drogas, un fenómeno que ha sido particularmente bien documento con respecto al fumar y al alcoholismo.

Las personas que se crían bajo dichas condiciones tienen una alta probabilidad de convertirse en abusadores de sustancias, llevando el problema a la próxima generación.

El Papel que Juegan los Proveedores de Servicios Sociales, de Salud y la Comunidad

Lo Que Trabaja — en las Familias

Si usted está embarazada o puede salir embarazada:

  • Decídase HOY de evitar el uso de alcohol, tabaco y otras drogas. ¡NUNCA ES TARDE PARA PARAR!
  • Comience su cuidado prenatal temprano y continúe durante el embarazo.
  • Busque ayuda para librarse de las drogas.

Si usted conoce a alguien que está embarazada o que puede salir embarazada:

  • Apoye un estilo de vida libre de alcohol, tabaco y otras drogas.
  • Ayude a que evite el humo de segunda mano.

LO QUE TRABAJA …EN SU COMUNIDA.

  • Participe en alguna coalición para la prevención del uso de sustancias.
  • Eduque a otros sobre los peligros del uso de sustancias durante el embarazo sin mandar mensajes de culpa.
  • Apoye los servicios comprensivos para mujeres y niños incluyendo el cuidado de la salud, los servicios sociales, los tratamientos para el abuso de drogas y el apoyo siendo padres.
  • Apoye las políticas y las prácticas públicas que animan el cambio de comportamiento en mujeres que usan alcohol, tabaco y otras drogas.

El abuso de sustancias en las mujeres es a menudo ignorado por los practicantes de medicina y la sociedad en general. Este tipo de conducta las abandona en la ignorancia y la enfermedad continúa progresando.

Los estudios muestran que las mujeres responden honestamente a preguntas objetivas y empáticas, pero no comunican voluntariamente el abuso de alguna sustancia.

Los proveedores de salud y de servicios sociales que tratan con mujeres embarazadas tienen la oportunidad de identificar a las mujeres con riesgo de usar el alcohol, el tabaco y otras drogas y de iniciar intervenciones adecuadas.

El embarazo es un tiempo natural en donde las mujeres se ponen en contacto con los proveedores de servicios y la meta de tener un bebé sano es, por lo general, la mejor motivación.

Las mujeres pueden entrar en el sistema en una variedad de situaciones, incluyendo las salas de emergencia y las unidades obstétricas, los centros de salud, las clínicas de planificación familiar o las oficinas de servicio social.

Es esencial poder ofrecer evaluaciones, la coordinación de cuidado y servicios de referencia en una o en todas estas situaciones.

La Obligación Ética y Legal

Muchos proveedores de cuidado, ya sea por prisa, ignorancia, incomodidad o por cinismo no toman el tiempo necesario para identificar el uso de sustancias o para aconsejar adecuadamente a las madres.

Dadas las consecuencias trágicas del uso de sustancias durante el embarazo, cada proveedor que cuida de mujeres embarazadas tiene la obligación ética de identificar a las mujeres que usan drogas, de aconsejarlas contra su uso y de referirlas a un programa de tratamiento.

La falta de este tipo de cuidado puede tener consecuencias legales si el resultado es negativo y que fácilmente pudo haber sido prevenido con el tratamiento adecuado.

Reportando el Abuso Infantil

Bajo la ley de Idaho, los profesionales y todas las personas en todas partes tienen la responsabilidad de reportar el abuso infantil a la agencia adecuada o al Departamento de Salud y Bienestar de Idaho, dentro de 24 horas, si tienen razón para creer de que un niño ha sido abusado, abandonado o descuidado, o si han observado que un niño es la víctima de condiciones o circunstancias que resultarían en abuso, abandono o descuido (negligencia).

El Departamento de Salud y Bienestar de Idaho ha tomado la siguiente posición: si recibe un reporte de que una mujer embarazada está usando drogas, generalmente no puede intervenir antes del nacimiento del bebé. Sin embargo, si una mujer tiene otros niños bajo su custodia, un reporte indica si el proveedor de cuidado tiene razón de creer que el uso de sustancias está afectando la habilidad de cuidar adecuadamente a su hijo o hijos, resultando en abuso, negligencia o abandono.

La Conexión entre el Abuso de Substancias y el Descuido

El abuso de substancias por parte de los padres juega un gran papel en las referencias que recibe la protección de los niños. En realidad, los estudios muestran que el abuso de substancias afecta de manera negativa la habilidad que los padres tienen de amar y cuidar a sus hijos. Esto puede causar que un padre sea menos responsable con las necesidades del niño. El abuso de sustancias puede acortar la paciencia que el padre tiene o causar que el padre use mal juicio. Algunas veces, los padres usan dinero para comprar alcohol o drogas en lugar de usarlo en comida, ropa y otras necesidades básicas. El niño de personas que abusan substancias puede estar a riesgo de ser dañado porque sus padres están fabricando, vendiendo o usando drogas.

Vea el articulo completo llamad "Sea el Padre que su Niño Necesita."

Qué Hacer Paso 1:

Pregunte. ¿Quién debe ser evaluada?

PORQUE el patrón del uso y el abuso de drogas existe sin importar la clase económica ni social, sin importar la raza, ni los grupos étnicos y existe entre las poblaciones urbanas y rurales;

PORQUE los patrones de pensamiento alterados de negación, inferioridad y racionalización son las piedras angulares del problema;

PORQUE el patrón existe en línea con un continuo del desarrollo cuyas fases tempranas pueden ser caracterizadas por síntomas poco visibles;

PORQUE la mayoría de embarazos no son planificados;

PORQUE el uso durante el embarazo crea riesgos adversos en el desarrollo del feto;

  • TODAS LAS MUJERES EMBARAZADAS,
  • TODAS LAS MUJERES QUE ESTÁN CONTEMPLANDO SALIR EMBARAZADAS O ESTÁN PLANEANDO UN EMBARAZO,
  • TODAS LAS MUJERES CON RIESGO DE SALIR EMBARAZADAS A CAUSA DE SU COMPORTAMIENTO DE ALTO RIESGO, Y
  • TODAS LAS MUJERES EN EDAD DE PROCREAR, INCLUYENDO LAS ADOLESCENTES Y LAS PREADOLESCENTES…

DEBEN SER evaluadas para saber si hay problemas o si corren el riesgo de desarrollar problemas;

DEBEN ESTAR informadas y educadas sobre los riesgos del uso prenatal de las drogas; y

DEBEN RECIBIR apoyo y asistencia usando los recursos apropiados para recibir tratamiento.

Resumen:  El problema del tabaco, el alcohol y otras drogas durante el embarazo es un problema que le concierne a todos en Idaho. Los proveedores del cuidado de la salud son testigos de los efectos del uso prenatal de sustancias en los recién nacidos.

Los proveedores de servicios del programa de bienestar infantil se involucran cuando el uso de las drogas hace un impacto en la habilidad que los padres tienen de cuidar y querer a su hijo. Los educadores se frustran cuando los niños afectados muestran problemas en su comportamiento interrumpiendo la clase, o cuando el deterioro neurálgico dificulta el aprendizaje.

Los contribuyentes sienten los efectos cuando se necesita más dinero para proveer servicios especiales para los niños afectados.

La mejor solución al problema es prevenir o tratar el uso de sustancias antes de que las mujeres salgan embarazadas, o por lo menos, cuando están encinta, para poder minimizar la exposición de la droga al feto.

La intervención prenatal temprana es altamente deseada para la salud de la mujer y su feto, para el bebé después del nacimiento, y para la iniciación del tratamiento contra el uso del alcohol y otras drogas para la madre y su familia.

La información ya mencionada fue tomada de un paquete desarrollado por el Screening Protocol Workgroup del Proyecto Idaho Perinatal Substance Use Prevention Project. El paquete fue desarrollado para servir como recurso para los proveedores de servicios que tratan con mujeres embarazadas o que pueden salir embarazadas.

Para recibir un paquete completo o para obtener más información, llame al Idaho Regional Alcohol/Drug Awareness Resource Center (RADAR) por correo electrónico al: RADAR@boisestate.edu o llame al 1-800-937-2327. Llame a Idaho CareLine para obtener el número telefónico local para las personas a cargo del tratamiento contra el abuso de sustancias, para aprender más sobre los recursos existentes.

La meta del paquete completo es de aumentar el conocimiento y proveerle información y recursos sobre:

  • Un resumen de los puntos que tratan con el uso perinatal de sustancias;
  • La evaluación e identificación del uso de drogas durante el embarazo;
  • Las habilidades y estrategias para tomar los pasos adecuados de intervención o referencia; y 
  • Confidencialidad legal y puntos para reportar. 


Recursos Adicionales

(Nota: Usted encontrará estos artículos en diferentes página de internet. Use el botón "Página Anterior" cuando termine y quiera regresar a ésta página.)

Centro de Información Nacional sobre el Alcohol y las Drogas.

Idaho Regional Alcohol/Drug Awareness Resource Center (RADAR), localizado en Idaho, tiene la mayor parte de materiales y se los pueden mandar por correo dentro de 5 días hábiles. Copias de "¿Se está arriesgando ella? pueden ser solicitadas por correo electrónico al: RADAR@boisestate.edu o llame al 1-800-937-2327.   

El Departamento de Salud y Bienestar de Idaho, Division de Salud Mental y el Abuso de Sustancias, Boise, Idaho, (208) 334-6997.

Idaho March of Dimes, Boise, ID, (208) 336-5421.

National Association for Families and Addiction Research and Education (NAFARE), (312) 431-0013.


Anotaciones

*Reportes de los Certificados de Nacimiento de 1996, del Centro de Estadísticas Demográficas y Políticas de Salud, Departamento de Salud y Bienestar de Idaho, NOTA: Se cree que el uso del tabaco y alcohol no se reporta en su totalidad en los certificados de nacimiento.
**Estudio de 1995, del Behavioral Risk Factor Surveillance System, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., Servicio de Salud Pública.
***Encuesta de 1992, del National Pregnancy and Health Survey, Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (los números están basados en el uso reportado por madres de raza blanca en una muestra nacional aparentemente similar a la población de Idaho).