Promoting and protecting the health and safety of all Idahoans
Español    Idaho.gov    About Us    Contact Us  

View Article

    
Idaho CareLine: En Idaho, marque el  2-1-1 o 800-926-2588

(English)

Problemas para Dormir y a la Hora de Acostarse

Las noches sin dormir son un hecho en la vida de nuevos padres. El sueño – o la falta de sueño — es probablemente el aspecto del que más se habla en el cuidado del bebé. Los nuevos padres descubren su vital importancia en esas primeras semanas.

La calidad y la cantidad de sueño en un recién nacido afecta el bienestar de todos en la casa. La realidad es que los recién nacidos no están programados para dormir toda la noche, porque no tienen la capacidad para comer bastante, y necesitan nutrición a intervalos regulares día y noche.

No existen atajos para aumentar el sueño en el horario del bebé, pero usted puede estimular la transición del sueño de la propia naturaleza, que ocurre cerca de los 5 meses de edad.

Los bebés con el tiempo pueden aprender a dormirse por sí solos, pero toma tiempo y paciencia. No siempre meza al bebé hasta que se duerma para luego ponerlo en la cuna — póngalo en la cuna antes de que se haya dormido completamente así se acostumbrará a dormirse en la cuna.

¿Cuánto necesitan dormir?

Bebés Los recién nacidos duermen un promedio de 16 a 17 horas por día — pero tal vez sólo duermen por 1 ó 2 horas cada vez.
Niños Pequeños y los Preescolares Los niños pequeños y los preescolares usualmente necesitan de 10 a 12 horas de sueño cada noche.

Cuando comienzan a caminar, los niños hacen el cambio de tomar una siesta larga en lugar de dos y por lo general duermen cerca de 11 horas en la noche. Los problemas a la hora de acostarse a esta edad son muy difíciles de tratar porque es difícil diferenciar entre una necesidad real (por ejemplo una enfermedad o un miedo) y el impulso que el niño tiene de controlar y tener el poder sobre los padres que es típico en los niños pequeños.

Esta diferencia no es tan aparente para ellos tampoco. Sus sentimientos son siempre fuertes ya sea que se levanten a la medianoche asustados por un ruido poco usual o enojados porque no tienen con quien jugar.

Durante la niñez, pero especialmente cuando comienza a andar, la necesidad del niño de poder confiar en los adultos puede, a veces, ser un conflicto con la necesidad que tiene de aprender a ser competente e independiente. Los padres deben ser particularmente sensibles al hecho de que ellos deben poner cuidado a ambos, dándoles cariño y motivando su independencia.

Colocación de dormir Infantil y SIDS. La posición al dormir y la muerte repentina en la cuna.
 
La Academia Americana de Pediatría le recomienda a los padres y cuidadores que pongan a los bebés de espaldas cuando los acuesten a dormir.
 
Estudios recientes muestran un aumento en la incidencia del Síndrome de Muerte Infantil Repentina (Sudden Infant Death Syndrome o SIDS) en bebés que duermen boca abajo. No existe evidencia de que dormir de espaldas es dañino en bebés sanos.

Como padre hay varias cosas que ayudan cuando un niño ha desarrollado problemas a la hora de acostarse. Algo que a los niños les gusta es el ritual y la rutina.

Si usted desarrolla una rutina agradable, relajada e igual de noche a noche, mejora sus oportunidades de que las cosas vayan bien.

Forme su rutina para que un paso lo lleve al próximo y deje que su niño haga todo lo que pueda por sí solo, como lavarse las manos, cepillarse los dientes, preparar la ropa para el próximo día, escoger un cuento, etc.

Usted puede continuar el ritmo haciendo un trabajo paralelo; por ejemplo "yo voy a limpiar la tina mientras que tú apagas la luz y te acuestas."

Si el niño ya lo comenzó a llamar porque quiere más agua, un juguete diferente, o cualquier otra cosa, trate de anticipar sus necesidades ofreciéndole todos los servicios usuales antes de que apaguen la luz.

Espere afuera de la puerta unos minutos extra y cuando escuche "uaua" dígale suavemente "no más agua, buenas noches José" y espere un poquito más. Muchas autoridades recomiendan que usted no responda para nada a las demandas del niño después de que apaga la luz, pero un niño pequeño apenas comienza a comprender que las personas continúan existiendo aún cuando no se pueden ver, sería mejor tomar un poquito de tiempo extra para confortar al niño con el sonido de su voz. Recuerde en ser consistente: si usted dice "no más agua", no deje que lo convenza.

Es común que los niños pequeños se despierten y lloren. Algunas causas físicas que puede considerar son si al niño le están saliendo los dientes, si tiene la nariz tapada, dolor de oídos, una rozadura de pañal irritada y lombrices intestinales.

Los niños también reaccionan a días con demasiada estimulación, argumentos entre los padres, nuevos arreglos en la guardería y otros factores emocionales. A menudo, después de que la causa física o emocional desaparece, el niño continúa despertándose y llorando en la noche, sólo por hábito. Existen varias cosas que usted puede hacer si se da cuenta de que esto está pasando.

Las pesadillas son relativamente comunes. Los miedos de la noche (un desorden de dormir hereditario) son diferentes de las pesadillas.

Un niño con miedos nocturnos puede gritar incontrolablemente y parecer que está despierto, pero está confundido y no se puede comunicar.

Los miedos nocturnos usualmente comienzan entre los 4 y los 12 años de edad.

  • Asegúrese de que su hijo está despierto y llorando antes de entrar. Los niños a menudo hablan y lloriquean cuando duermen y si los deja solos se vuelven a dormir más profunda y calladamente.

  • Deje que el amor de su niño a la rutina trabaje para usted. Ofrezca las mismas cosas en el mismo orden como la última parte de la rutina diaria antes de acostarse, como un trago de agua, un beso, su oso de peluche, un "buenas noches." No lo convierta en una ocasión social y no encienda la luz.

  • Algunas veces querrá sentarse con un niño que llora inconsolablemente. Está bien consolarlo con un masaje en la espalda o mecerlo en la mecedora, cuando algo no está bien. El problema resulta cuando el niño lo espera todas las noches. Tal vez le ayude si lo acaricia y lo abraza más antes de que se acueste y disminuya el contacto que usted le da a medianoche.

    Darle a un pequeño una bebida de agua y un abrazo sin recogerlo, sentándose cerca de la cuna y cantándole una canción de cuna, encendiendo la radio son todos los trucos que han ayudado a algunos niños a quebrar el hábito de querer ser mimados en medio de la noche.

Una pregunta común es de si se deja que el niño duerma con los papás. Esta idea antes horrorizaba a los expertos, pero ahora algunos están tomando una actitud más relajada. Muchos de los problemas nocturnos se resuelven automáticamente si el niño se acuesta con usted. Los estudios de otras culturas revelan de que no hay daño aparente, psicológico o físico, en donde los niños duermen con sus padres; los estudios también muestran que en estas culturas se espera que entre los 3 y 4 años de edad, los niños se van a dormir con sus hermanos.

Ciertamente, no está mal que de vez en cuando su hijo duerma con usted, particularmente si el suyo acepta cambios en la rutina. Un niño que está pasando por una etapa muy rígida o demandante, por supuesto, va a tener problemas si usted le permite una noche en su cama y luego tiene que regresar a la rutina en su cuna.

Un punto que tal vez quiera considerar es la necesidad sicológica que los padres tienen de pasar tiempo solos, juntos. Los padres que pasan con sus hijos casi cada minuto del día comienzan a sentir de que han perdido toda su individualidad, que solo existen en su papel como padre o madre. Otro problema es la situación del padre/madre soltero.

Un padre soltero puede dejar que el niño duerma en su cama por las mismas razones que ambos padres lo hacen. Pero el padre soltero tiene que lidiar con la soledad personal y compartir su cama con el niño es muy confortante. Ya que el niño está llenando las necesidades emocionales del padre o la madre, (necesidades que serían llenadas más adecuadamente por otro adulto) es muy difícil de que el niño haga el cambio y regrese a su propia cama. También es muy difícil de que el padre sienta la edad apropiada cuando este cambio debe suceder.

La mejor noticia es de que existen muchos recursos e información en este tópico. Si su niño y su familia tienen problemas con el sueño, hable con su médico. Usted y su hijo necesitan el descanso adecuado para mantener una relación feliz y sana. Vea los siguientes vínculos y recursos para más información en este y otros tópicos relacionados.

(Nota: Porciones del artículo fueron tomadas del Centro de Información Electrónico para el Consorcio sobre los Niños, los Jóvenes y la Familia  (Children Youth and Family Consortium Electronic Clearinghouse). Teléfono (612) 626-1212 e-mail: cyfcec@maroon.tc.umn.edu. Artículo entero vea Toddler Sleep and Bedtime Problems (Problemas para Dormir y a la Hora de Acostarse en los Niños Pequeños).


Recursos Adicionales

(Nota: Usted encontrará estos artículos en diferentes página de internet. Use el botón "Página Anterior" cuando termine y quiera regresar a ésta página.)

Problemas para Dormir en los Niños (Sleep Problems in Children) por la Academia Americana de Pediatría.

ParenthoodWeb.com  — Contiene una amplia lista de artículos relacionados.

Libros de ayuda para solucionar problemas de dormir:

1.  "Enterder los Sueños de Tu Hijo" (Understanding Your Child's Dreams), por Pam Spurr, Ph.D. (Publicaciones Sterling , $14.95).  Un libro a colores que provee descripciones sobre sueños reales de niños. Glosario proporsiona significados a temas de sueños comunes. Designado para padres con niños de 3-12 años.

2.  "Soluciona los Problemas de Dormir de tu Niño" (Solve Your Child's Sleep Problems), por Richard Ferber, M.D. (Simon & Schuster, $13).  Un libro exhaustivo que cubre una amplia area sobre problemas de dormir. Con añadidura a pesadillas y espanto de noche, el autor proporciona información sobre orinar en la cama, insomnio, el mecer del cuerpo y negarse a ir a la cama. Designado para padres con niños de 3-12 años.

3.  "Programa de Dormir para Bebés y Niños Pequeños" (Baby & Toddler Sleep Program), por John Pearce, M.D. (Fisher Books, $9.95). Un libro fácil de leer que proporciona líneas directrices que establecen una rutina de dormir para los niños pequeños. Comenta el paradigma del dormir normal para bebés y niños y ofrece consejos efectivos para reducir la tensión del anochecer. Para padres de niños de 6 semanas a 5 años de edad.

4. ""Costumbres a Dormir Saludable, Niño Feliz" (Healthy Sleep Habits, Happy Child), por Marc Weissbluth, M.D. (Fawcett Books, $12.95). Padre y pedíatra comparten el programa de paso-a-paso para solucionar y evitar los problemas de dormir. Señala varios errores que padres hacen cuando tratan con pesadillas y otros problemas de dormir. Designado para padres con niños de 6 semanas a 5 años de edad.

Otros artículos relacionados en el Centro de Información sobre la Niñez Temprana:

Información sobre el Síndrome de Muerte Infantil Repentina (SIDS Awareness) or La Ropa de Cama Puede Ser Peligrosa Para los Bebés ofrece consejos en las posiciones de dormir para los bebés.

Comience Temprano para Tener una Buena Salud Oral (Start Early for Good Oral Health!) — Vea este artículo para obtener información sobre el síndrome del biberón del bebé y la razón por la que NO debe acostar al bebé con el biberón.

Aprenda sobre los beneficios de relajación y el sueño en el artículo sobre masajes en los bebés — 
Tocar significa Conectar, Tocar significa Amor (Touch Means Bonding; Touch Means Love).